La misma cruz.


Nací en 24 de Octubre de un año que será recordado en España por el intento de un golpe de Estado y por un invierno frío y blanco. La ciudad en la que asomé la cabeza carece ya de nombre en mi mente, porque perdí todo arraigo a la tierra (no a la gente) cuando descubrí que mi patria era el norte y no donde me tocó nacer. Dicen de mi que fui una niña feliz y sonriente, que soñaba con escribir y escribia que soñaba... Ahora vuelvo trocitos de mi, pequeños relatos y versos dispersos. Quiero llenar tus rincones con ellos, si me dejan y si no... los mismo clavos son puntos suspensivos, pequeños suspiros lanzados al aire que quizás nunca nadie llegue a ver... soy apenas un pensamiento un camino extraño que apenas sabe donde va. inquieta, curiosa, tierna y dura... los mismos clavos soy yo.



Otros Clavos:
Clavos de siempre
Todo es de color
Cimodare-Visceralia
Hero
Clavos con pañoletas
Gata Siamesa Constante
Delfin Mular
Reyezuelo
Tukan
Ballena de Música
Kintaski
Coloreando el tiempo
La senda del Guerrero
Aguila en Libertad
Clavos de todos lados
Las Cronicas Perdidas
El Mundo de Danae
The desert of the real
Little Rose
Yerlyn
Arte y más arte
Dimelo en la calle
Piedras y Gemas
Albert
Lugar soñado
ScrapeadoraBiodanzante
Mirando al cielo





Navidad

    Bien es sabido por todos los que me conocen, la Navidad y yo somos incompatibles. Sí que me gustan las luces en la calle, la gente llenando todos los rincones, los niños en sus abrigos antigolpes que darían envidia a un esquimal cualquiera... Pero es que... mis recuerdos de las Navidades de cuando era niña, son geniales. Mis tíos, primos, abuelos, padres y hermano sentados a la misma mesa, los mismos chistes, la comida de la abuela, la voz de todos mis tíos, mis primos, mi hermano y la mía diciendo a la vez babayaes, fataes y mariconaes. Ir al cine, salir de paseo, nieve a montones, frío mucho frío...

     Luego con los años, más que nada por mi culpa, la Navidad cambió y pasó a ser distinta. Ni mejor  ni peor, diferente. Con menos frío, sin nada de nieve, con mis padrinos, mi prima, mis padres y mi hermano. Salir con mis amigos, pero no saber dónde estoy... que las cosas cuando cambian no te avisan de que lo hacen. Cambiar cenas con la abuela por botellones con amigos, cambiar risas con mis primos por sentarme en la cama a leer, cambiar las Navidades, por una comida, ningún adorno, algo de vino, nada de sidra, poca gente, por toda mi familia.

     Esa Navidad diferente, aunque genial en muchos aspectos, me hacía daño en un rincón del corazón, donde nada era como antes, y el mundo se tamabaleaba tan rápido y tan fuerte, que las cosas cambiaban sin que yo pudiera hacer nada. Y todas las Navidades han sido distintas...

    Pero este año, una lucecita asoma entre los jirones de mi alma, y me mira. Huele a Navidad en casa, a polvorones, a árbol, a decoración. A felicidad.

    Porque tú eres mi mejor Navidad.

 


Autor: mara     Publicado el 11-12-2008 Ver Comentarios( 3 )



De pérdidas y otras huídas

     Nacer es llegar,

morir es volver.

     Tiendo a pensar en el tiempo constantemente, en las cosas que con él van y vienen, se acercan, se alejan, se odian, se aman, se pierden, se abrazan, se huyen, se buscan... Cuando era muy pequeña me paraba a darle vueltas a esta cabecita mía, y entre líos y naufragios encontraba respuestas que me eran válidas, pero sólo para mí. Tomando al azar un cuaderno de esos que siempre llevo conmigo desde que aprendí a escribir, me encuentro con una letra infantil, de cuadernillo rubio, de líneas imposiblemente rectas, y leo... El tiempo... es algo decisivo. Siempre. Al principio no contaba, luego pensamos y estabamos pendientes del ¿qué va a pasar? El tiempo nos ha cambiado ... y se agota. Mis pensamientos nunca iban acordes con el mundo tangible que me rodeaba, siempre había un más allá y un secreto fuertemente guardado en una cajita negra y tú lo sabes mejor que nadie. Me pasé más años de los que puedo contar, pendiente del tiempo que se derramaba de una burbuja de cristal a otra; pendiente del brillo de una estrella; pendiente de una voz que no era de nadie, porque creía que tú siempre tenías razón.

     Cuando miro hacia aquellos años, y me doy cuenta, poco a poco, de lo inocente que era, de lo fácil que era engañarme y mentirme, porque yo confiaba ciegamente en algunas personas... me entra una tristeza fuerte, una añoranza extraña y un agüilla inútil en los ojos. Se me cierra la garganta por idiota. Por no tener valor para decir: me has mentido, y aún sabiéndolo, [porque SIEMPRE lo ha sabido] te he querido, y al final, me has apuñalado por la espalda con frialdad. De tí, precisamente de tí, no me lo esperaba. Porque eras mi guía en la oscuridad a la que me asomaba de modo constante y me has apagado las luces cuando más falta me hacían para alumbrar el camino más negro y denso, y me escupes serpientes que no son reales y yo, [que soy la que siempre hace daño, como me has repetido a lo largo de los últimos 16 años] por una vez me callo.

     El tiempo lo pone todo en su lugar, y es una lástima, porque esto no tiene arreglo posible, ni con todas las mareas posibles del tiempo, si no eres sincero una sola vez, [una puta vez]. No es por rabia, por dolor, porque crea que es injusto... es peor: me da igual. La Reina de Espinas en la que me convertí te diría : Tú me das igual [aunque no fuera cierto... o sí, ya no lo sabrás]. Te he llorado, te he reído, te he acompañado, te hice mi familia, y ahora no me queda nada. Y sencillamente, no siento una pérdida, sólo una huída, te has retirado antes de que desvele tu máscara de mentiras, ¿no ves qué no iba a traicionar nunca tu confianza?. Descuida... que mi Honor sigue siendo el que era aquel día que puse la mano firme en el bordón.

     Quien quiera entender, que entienda. Que se pare a pensar el porqué de cada cosa que la tiene, pero no has tenido valor de preguntarme el por qué todavía.

     Que valore con calma, y si tienes cojones, dime que no has salido corriendo, que es una pérdida y no una huída, Sabes perfectamente, lo que quiero decir y no escribo, al fin y al cabo sabes que hablo contigo,  me conoces mejor que nadie en este mundo, no?

    


Autor: mara     Publicado el 06-12-2008 Ver Comentarios( 4 )


Inventario de Emociones:
2017
Abril (1)
2016
Octubre (1)
Septiembre (1)
Agosto (1)
Julio (1)
Junio (2)
Mayo (3)
Abril (2)
Marzo (2)
Febrero (3)
Enero (2)
2015
Noviembre (3)
Octubre (3)
Agosto (2)
Julio (1)
Junio (1)
Abril (2)
Marzo (1)
2014
Agosto (1)
Abril (1)
Marzo (2)
2013
Agosto (1)
Junio (1)
Mayo (1)
Febrero (1)
2012
Octubre (1)
Septiembre (1)
Julio (1)
Junio (3)
Febrero (1)
Enero (1)
2011
Diciembre (2)
Noviembre (2)
Octubre (2)
Septiembre (2)
Agosto (1)
Julio (3)
Junio (1)
Mayo (6)
Abril (2)
Marzo (2)
Febrero (5)
Enero (3)
2010
Diciembre (1)
Noviembre (2)
Octubre (4)
Septiembre (8)
Agosto (4)
Julio (6)
Junio (4)
Mayo (3)
Abril (4)
Marzo (7)
Febrero (4)
Enero (6)
2009
Diciembre (5)
Noviembre (7)
Octubre (8)
Septiembre (8)
Agosto (7)
Julio (5)
Junio (8)
Mayo (6)
Abril (6)
Marzo (5)
Febrero (5)
Enero (8)
2008
Diciembre (6)
Noviembre (10)
Octubre (14)
Septiembre (15)
Agosto (8)
Julio (8)
Junio (14)
Mayo (14)
Abril (6)

littel Mara

Ultimos comentarios:
Anonimo en Podría: ???????? ...
20-04-2017 12:06:48
Anonimo en Esto también pasará: Hola Mara, no te conozco y creo que tú a mi tampoco. Soy Scouter en el hispalis y buscando imagenes ...
22-11-2016 21:07:20
Leticia García en ¿Qué saben las tripas de puños cerrados?: PERDON Mara, soy la persona que escribió un comentario el 24 de Octubre. Me ENCANTO lo que escri ...
31-10-2016 22:59:13
Anonimo en Esta noche: ¡¡¡INCREIBLE!!! Como puede un DOLOR estar en la misma frecuencia de otro DOLOR. Como pueden u ...
24-10-2016 20:43:11
mara en Aires de Otoño: el silencio es una respuesta también, ya entendí. ...
26-09-2016 00:43:35
Anonimo en Aires de Otoño: igual no entendió la pregunta ...
24-09-2016 22:47:53
AdR en Aires de Otoño: ¿Dónde están tus pensamientos que vuelan más allá? ...
23-09-2016 00:20:31