La misma cruz.


Nací en 24 de Octubre de un año que será recordado en España por el intento de un golpe de Estado y por un invierno frío y blanco. La ciudad en la que asomé la cabeza carece ya de nombre en mi mente, porque perdí todo arraigo a la tierra (no a la gente) cuando descubrí que mi patria era el norte y no donde me tocó nacer. Dicen de mi que fui una niña feliz y sonriente, que soñaba con escribir y escribia que soñaba... Ahora vuelvo trocitos de mi, pequeños relatos y versos dispersos. Quiero llenar tus rincones con ellos, si me dejan y si no... los mismo clavos son puntos suspensivos, pequeños suspiros lanzados al aire que quizás nunca nadie llegue a ver... soy apenas un pensamiento un camino extraño que apenas sabe donde va. inquieta, curiosa, tierna y dura... los mismos clavos soy yo.



Otros Clavos:
Clavos de siempre
Todo es de color
Cimodare-Visceralia
Hero
Clavos con pañoletas
Gata Siamesa Constante
Delfin Mular
Reyezuelo
Tukan
Ballena de Música
Kintaski
Coloreando el tiempo
La senda del Guerrero
Aguila en Libertad
Clavos de todos lados
Las Cronicas Perdidas
El Mundo de Danae
The desert of the real
Little Rose
Yerlyn
Arte y más arte
Dimelo en la calle
Piedras y Gemas
Albert
Lugar soñado
ScrapeadoraBiodanzante
Mirando al cielo





Sentimiento atropellado

Ahora me paro a pensar, tras releer algunas entradas, y no puedo obviar el sentimiento que se despierta en mí. 

Soy scout. Lo digo en voz alta aunque a Kenneth no le haga gracia (:P) Soy scout. Y tengo un sentimiento por dentro que huele a campo, a fogata compartida, a risas y llantos, a pases, a Promesa, a Ley. Tengo por dentro un reloj que camina por las montañas más altas; tengo un sentimiento que late al son de una canción que nunca se olvida.

Soy socut, y tengo miles de recuerdos felices, imágenes que valen seis meses de trabajo. Soy scout, y el camino me lleva a mirar el buzón cada día desde el sábado pasado, esperando mi carta. Es que dice Insignia de Madera.

Soy scout, y confío en las personas. Y me niego a dar un futuro indecente a los que vienen detrás de mí. Soy scout, y por eso saludo "buena caza" a otros que no conozco, y aprecio el valor del silencio una noche de campamento.

Soy scout, y tengo una mochila llena de recuerdos, unas botas que han caminado más que tú en todas tus vidas, un pañuelo con polvo de miles de caminos, un nudo que no se puede pronunciar atado a los sentimientos, un saco de noches en vela, un rotulador lleno de experiencias.

Soy scout, y no puedo evitar reirme todos los días, ser crítica y autocrítica.

Soy scout, y para mí, el honor importa más.

Soy scout, te invito a venir al campo, a respirar el verde, a montar una tienda, a hacer comida trampera, a cantar hasta quedar vacía, a reir hasta llorar, a emocionarte en un pase, a pronunciar la Promesa, a respetar y aprender la Ley, a mirar al horizonte buscando tu meta, a tender tu mano, a no quedarte esperando que las cosas se solucionen solas, a preparar un festival, a caminar por las veredas, a saltar vallas, a comer fruta fresca, a susurrar secretos en una tienda de campaña, a confiar en tu mapa, a mirar la brújula que apunta a la felicidad.

Te invito a emborracharte de alegrías, a gritar con todas tus fuerzas.

No puedes entenderlo, y yo no te lo sé explicar.

Es lo que tiene un sentimiento, que siempre va más allá.


Autor: mara     Publicado el 28-06-2010 Ver Comentarios( 3 )



Cabrón

     Entonces, mientras caminaba por la calle, en mi mundo paralelo, escuché un sonido fuerte, potente. Y yo, pensé que era algo que no era. Seguí caminando y entonces oí una voz lastimera que decía palabras que hieren en el lado del corazón. Y yo, no pude pensar.

     La voz me taladraba el alma, como si fuera una voz propia. Cogí el teléfono y marqué el 112. Eran las 14: 07.

     Diez minutos después llegó el silencio, J llegó a casa y le conté todo y justo después de nuevo, esa voz. Escuchaba atenta, con miedo y angustia. El sonido se hizo ensordecedor. Alguien pasó por la calle y gritaban hemos llamado a la policia, cabrón, para ya, y oí como desde casa, J también gritaba, impotente: te estoy oyendo hijo de puta, para ya. Y las lágrimas ya me caían por la cara, y me ahogaba de rabia. Volví a marcar 112, habían pasado 14 minutos. La voz al otro lado me interrogaba, con preguntas estúpidas, y mi voz casi no podía responder, se entrecortaba mientras intentaba explicarle lo que se oía por toda la calle. ¿Tan dificil de entender? Yo no puedo responder más, por dios. ¿Dónde está la policia? Las ventanas se abrieron, se asomaron curiosos a ellas, pero , ¿dónde está la policia?

     Tres minutos después, cogí las llaves,  y olvidando el calor, corrí como si me persiguiera el mismo diablo hasta la comisaria más cercana. Entré y me miraron. Respira, dijeron. Pero mis palabras ya se atropellaban una tras otra más rápido que mi cabeza pensaba. Él me miró. Me preguntó donde era. Yo volví a repetir la misma historia por cuarta vez en 30 minutos. Me dijeron Acaba de llegar el aviso del 112.

     De vuelta a casa, me senté en una silla. No sabía si era peor, el silencio atronador que llenaba la calle, o el ruido de antes. Pasó mucho rato y J y yo bajamos a la calle, para dejar los datos.  Yo pregunté, ¿él se queda ahí? El policia me dijo: No, va detenido. Yo dije, ¿Ella está bien? Me contestó que sí, pero que no quería denunciarlo.

    Interiormente me cagué en la puta madre del miedo. Me cagué en la puta madre, de aquel a quien la voz le gritaba desde el otro lado de la calle cabrón, sueltame, me haces daño, no me pegues hacía solo un rato. Interiormente, escupí y solté injurias contra ese que esta tarde, a las dos de la tarde, pegaba a una mujer, en el edifico de enfrente durente media hora.

    Entonces el cabrón salió y sabe dios que le hubiera abierto la cabeza contra un bordillo de no estar allí la policia.

    Cierro los ojos y oigo su voz gritando, cierro los ojos y pienso si necesitará algo. Cierro los ojos y aprieto los puños, porque no tiene valor para denunciar algo que ha escuchado toda la calle.

    Y ahora, cuando ha caído la noche, mientras miro por el balcón la casa con las luces apagadas, pienso y me lleno de rabia contenida.

   


Autor: mara     Publicado el 27-06-2010 Ver Comentarios( 7 )


Inventario de Emociones:
2017
Abril (1)
2016
Octubre (1)
Septiembre (1)
Agosto (1)
Julio (1)
Junio (2)
Mayo (3)
Abril (2)
Marzo (2)
Febrero (3)
Enero (2)
2015
Noviembre (3)
Octubre (3)
Agosto (2)
Julio (1)
Junio (1)
Abril (2)
Marzo (1)
2014
Agosto (1)
Abril (1)
Marzo (2)
2013
Agosto (1)
Junio (1)
Mayo (1)
Febrero (1)
2012
Octubre (1)
Septiembre (1)
Julio (1)
Junio (3)
Febrero (1)
Enero (1)
2011
Diciembre (2)
Noviembre (2)
Octubre (2)
Septiembre (2)
Agosto (1)
Julio (3)
Junio (1)
Mayo (6)
Abril (2)
Marzo (2)
Febrero (5)
Enero (3)
2010
Diciembre (1)
Noviembre (2)
Octubre (4)
Septiembre (8)
Agosto (4)
Julio (6)
Junio (4)
Mayo (3)
Abril (4)
Marzo (7)
Febrero (4)
Enero (6)
2009
Diciembre (5)
Noviembre (7)
Octubre (8)
Septiembre (8)
Agosto (7)
Julio (5)
Junio (8)
Mayo (6)
Abril (6)
Marzo (5)
Febrero (5)
Enero (8)
2008
Diciembre (6)
Noviembre (10)
Octubre (14)
Septiembre (15)
Agosto (8)
Julio (8)
Junio (14)
Mayo (14)
Abril (6)

littel Mara

Ultimos comentarios:
Anonimo en Podría: ???????? ...
20-04-2017 12:06:48
Anonimo en Esto también pasará: Hola Mara, no te conozco y creo que tú a mi tampoco. Soy Scouter en el hispalis y buscando imagenes ...
22-11-2016 21:07:20
Leticia García en ¿Qué saben las tripas de puños cerrados?: PERDON Mara, soy la persona que escribió un comentario el 24 de Octubre. Me ENCANTO lo que escri ...
31-10-2016 22:59:13
Anonimo en Esta noche: ¡¡¡INCREIBLE!!! Como puede un DOLOR estar en la misma frecuencia de otro DOLOR. Como pueden u ...
24-10-2016 20:43:11
mara en Aires de Otoño: el silencio es una respuesta también, ya entendí. ...
26-09-2016 00:43:35
Anonimo en Aires de Otoño: igual no entendió la pregunta ...
24-09-2016 22:47:53
AdR en Aires de Otoño: ¿Dónde están tus pensamientos que vuelan más allá? ...
23-09-2016 00:20:31