La misma cruz.


Nací en 24 de Octubre de un año que será recordado en España por el intento de un golpe de Estado y por un invierno frío y blanco. La ciudad en la que asomé la cabeza carece ya de nombre en mi mente, porque perdí todo arraigo a la tierra (no a la gente) cuando descubrí que mi patria era el norte y no donde me tocó nacer. Dicen de mi que fui una niña feliz y sonriente, que soñaba con escribir y escribia que soñaba... Ahora vuelvo trocitos de mi, pequeños relatos y versos dispersos. Quiero llenar tus rincones con ellos, si me dejan y si no... los mismo clavos son puntos suspensivos, pequeños suspiros lanzados al aire que quizás nunca nadie llegue a ver... soy apenas un pensamiento un camino extraño que apenas sabe donde va. inquieta, curiosa, tierna y dura... los mismos clavos soy yo.



Otros Clavos:
Clavos de siempre
Todo es de color
Cimodare-Visceralia
Hero
Clavos con pañoletas
Gata Siamesa Constante
Delfin Mular
Reyezuelo
Tukan
Ballena de Música
Kintaski
Coloreando el tiempo
La senda del Guerrero
Aguila en Libertad
Clavos de todos lados
Las Cronicas Perdidas
El Mundo de Danae
The desert of the real
Little Rose
Yerlyn
Arte y más arte
Dimelo en la calle
Piedras y Gemas
Albert
Lugar soñado
ScrapeadoraBiodanzante
Mirando al cielo





Borreguitos

     Cuando era pequeña, me gustaba el tacto del baby blanco y azul, con rayitas, y esos bolsillos enormes donde cabían lápices de colores, gomas de borrar, piedras del patio... Entonces sabía que el mundo no era justo porque pasaban muchas cosas malas, pero no podía entender muchas cosas.

    Crecí y estudié historia de España, ví a mi hermano menor pasar por la reforma de la educación que consiguió que no supiera que era una ecuación de segundo grado hasta los catorce años, por poner un ejemplo. Un sistema que ya había fallado en varios países de Europa.

    En aquellos años, una falta de ortografía implicaba que no te corrigieran un examen completo. En aquella España de los ochenta, los niños nos caíamos en la calle y no pasaba nada; usábamos punzones y tijeras, comíamos con las manos, salíamos solos a la calle y de postre nos daban fruta.

   Mi abuelita, me contaba muchas veces, como tuvo que trabajar mucho, coser muchas prendas, para poder sacar dinero. Y como muchas personas iban a la cárcel por pensar diferente. Por pensar. No por atentar, no por hacer. Por pensar. Y yo, me alegraba de no vivir en la dictadura ni en país tan enfermo.

   Hoy miro a mi país y no lo conozco.

   Los antidisturbios golpean a los niños, a los ancianos. El Gobierno hace oídos sordos a las quejas del pueblo; pisan nuestros derechos, se ríen de nosotros. Y nosotros nos sentamos en el sofá a quejarnos. Nos han subido el IVA, que es el impuesto más injusto que existe;  nos han recortado la educación; solo se mira por el bien de los banqueros y de los corruptos. Nos recortan la sanidad... Y si protestas, golpe de porra. Y si te manifiestas, golpe de porra. Y si te quejas, golpe de porra.

   Y nosotros como borregos, sentados en nuestras casas, tomando café y mirando a otro lado.

   Si nuestro país pide un cambio, salgamos a la calle y cambiemos la realidad. El movimiento se demuestra andando.

    Lo difícil se hace, lo imposible se intenta.

  

  


Autor: mara     Publicado el 12-07-2012 Ver Comentarios( 0 )



Vuelvo

    Vuelvo como un papelillo al aire. Vuelvo.

     Hoy vuelvo a pensar en tí. En nuestra infancia que pasó, con sus risas y sus llantos. Pienso en como crecimos, simpre confiando siempre fiel. Vuelvo a pensar en el dolor y el daño... Hoy, mi mente revolotea de nuevo a esos años en que todo, absolutamente todo, pendía de un hilo; y yo, me sentía parte de un gran secreto que no podía contar a nadie. Vuelvo a pensar en las tardes que intentaba estudiar en firme y mi mente volaba una y otra vez pensando: "que no se muera, por favor, que no se muera".

    Vuelvo a revivir las risas, que hubo muchas. Las confidencias, las cartas, las varilla de incienso que siguen oliendo a Loto. Las alegrías, las tristezas, las ilusiones de niños que un día crecieron. Hoy, vuelvo a verter lágrimas inútiles. Pensando que un día el puñal de las palabras atravesó mi corazón y desde entonces ni yo he sido la misma, ni he vuelto a creer en nadie como creía.

    Vuelvo. Al rojo y blanco que nos unía, a las palabras que se ha llevado el viento, que el movimiento se demuestra andando. Vuelvo a sentir ese nudo en la garganta, porque fueron buenos tiempos, con sus sustos, claro está. Sus noches en vela, sus ingresos en el hospital, sus miedos escondidos en las sombras silenciosas de los pasillos.

    Vuelvo. A esos sentimientos fuertes, la complicidad, la risa en las paredes, las calles laberínticas, las noches de guitarra,a las estrellas que no brillaban. A esa lucha contra el tiempo, por si nos robaba la vida. Vuelvo, a esa época de distancia física, pero siempre cercanos. Vuelvo a revivir las llamadas de teléfono de personas ajenas "está ingresado". Vuelvo a ver pasar el tiempo, mientras la vida nos daba espacio para crecer lejos, pero juntos. Y vuelvo a llorar.

    A veces, pienso que perdí y otras veces, me invade una sensación de pérdida, o de huída. A veces, no puedo evitar acordarme de tí, y pensar en qué sería de nosotros si las cosas hubieran sido distintas. A veces no puedo evitar pensar que una parte de mí te empujó lejos; pero entonces recuerdo los puñales, las palabras salidas de tono, la indifirencia de tu mirada, el como no te sentaste a preguntar qué pasaba o como en lugar de hablar como muchas veces hablamos, escupiste serpientes, y yo, me tragué mi orgullo y callé.

    Hoy vuelvo a llorar porque una parte de mi, no puede evitar pensarte y yo no quiero pensarte. Solo quiero olvidarte, ahora y para siempre. Transcender, cortar los lazos que ya no nos une nada. Poner casa en un país lejano para olvidar...Pero no. Hoy vuelvo a llorar sintiendome idiota, porque nunca te importé más que para tus ideas.

    Vuelvo a llorar, en esta noche oscura del alma, mientras pienso que ojalá, ojalá de verdad, un día piense en tí y no haya nada que pensar.

   


Autor: mara     Publicado el 26-06-2012 Ver Comentarios( 2 )


Inventario de Emociones:
2017
Abril (1)
2016
Octubre (1)
Septiembre (1)
Agosto (1)
Julio (1)
Junio (2)
Mayo (3)
Abril (2)
Marzo (2)
Febrero (3)
Enero (2)
2015
Noviembre (3)
Octubre (3)
Agosto (2)
Julio (1)
Junio (1)
Abril (2)
Marzo (1)
2014
Agosto (1)
Abril (1)
Marzo (2)
2013
Agosto (1)
Junio (1)
Mayo (1)
Febrero (1)
2012
Octubre (1)
Septiembre (1)
Julio (1)
Junio (3)
Febrero (1)
Enero (1)
2011
Diciembre (2)
Noviembre (2)
Octubre (2)
Septiembre (2)
Agosto (1)
Julio (3)
Junio (1)
Mayo (6)
Abril (2)
Marzo (2)
Febrero (5)
Enero (3)
2010
Diciembre (1)
Noviembre (2)
Octubre (4)
Septiembre (8)
Agosto (4)
Julio (6)
Junio (4)
Mayo (3)
Abril (4)
Marzo (7)
Febrero (4)
Enero (6)
2009
Diciembre (5)
Noviembre (7)
Octubre (8)
Septiembre (8)
Agosto (7)
Julio (5)
Junio (8)
Mayo (6)
Abril (6)
Marzo (5)
Febrero (5)
Enero (8)
2008
Diciembre (6)
Noviembre (10)
Octubre (14)
Septiembre (15)
Agosto (8)
Julio (8)
Junio (14)
Mayo (14)
Abril (6)

littel Mara

Ultimos comentarios:
Anonimo en Podría: ???????? ...
20-04-2017 12:06:48
Anonimo en Esto también pasará: Hola Mara, no te conozco y creo que tú a mi tampoco. Soy Scouter en el hispalis y buscando imagenes ...
22-11-2016 21:07:20
Leticia García en ¿Qué saben las tripas de puños cerrados?: PERDON Mara, soy la persona que escribió un comentario el 24 de Octubre. Me ENCANTO lo que escri ...
31-10-2016 22:59:13
Anonimo en Esta noche: ¡¡¡INCREIBLE!!! Como puede un DOLOR estar en la misma frecuencia de otro DOLOR. Como pueden u ...
24-10-2016 20:43:11
mara en Aires de Otoño: el silencio es una respuesta también, ya entendí. ...
26-09-2016 00:43:35
Anonimo en Aires de Otoño: igual no entendió la pregunta ...
24-09-2016 22:47:53
AdR en Aires de Otoño: ¿Dónde están tus pensamientos que vuelan más allá? ...
23-09-2016 00:20:31