La misma cruz.


Nací en 24 de Octubre de un año que será recordado en España por el intento de un golpe de Estado y por un invierno frío y blanco. La ciudad en la que asomé la cabeza carece ya de nombre en mi mente, porque perdí todo arraigo a la tierra (no a la gente) cuando descubrí que mi patria era el norte y no donde me tocó nacer. Dicen de mi que fui una niña feliz y sonriente, que soñaba con escribir y escribia que soñaba... Ahora vuelvo trocitos de mi, pequeños relatos y versos dispersos. Quiero llenar tus rincones con ellos, si me dejan y si no... los mismo clavos son puntos suspensivos, pequeños suspiros lanzados al aire que quizás nunca nadie llegue a ver... soy apenas un pensamiento un camino extraño que apenas sabe donde va. inquieta, curiosa, tierna y dura... los mismos clavos soy yo.



Otros Clavos:
Clavos de siempre
Todo es de color
Cimodare-Visceralia
Hero
Clavos con pañoletas
Gata Siamesa Constante
Delfin Mular
Reyezuelo
Tukan
Ballena de Música
Kintaski
Coloreando el tiempo
La senda del Guerrero
Aguila en Libertad
Clavos de todos lados
Las Cronicas Perdidas
El Mundo de Danae
The desert of the real
Little Rose
Yerlyn
Arte y más arte
Dimelo en la calle
Piedras y Gemas
Albert
Lugar soñado
ScrapeadoraBiodanzante
Mirando al cielo





A café de puchero (Abuelita)

    Hoy estaba en otro mundo, que no es este, ni es el mío, ni es el tuyo. Estaba enredando las miradas y las ideas en una maraña extraña que se pasea por los balcones de las calles. Allí estaba. Y me invade, de pronto, un olor que no está. El recuerdo de un olor. A café. De Puchero.

     En ese momento, pienso en tí, abuela. La mujer de sonrisa fácil y vida complicada, que siempre preparaba el café por la mañana. Un olor a café de puchero y a vías ferroviarias. Me acuerdo de tí cada vez que como escarola (sin granadas, eso sí), cuando veo un tren o una vía, cuando huele a café, cuando cojo una aguja para malcoser algo... Me acuerdo de tí cada domingo, cuando me levanto. Y recuerdo ir al mercado juntas, o de paseo a la Alamedilla, del pan para los patos, las rosquillas de Ledesma.

     Me acuerdo de como me empeñé en hacer la comunión, que todos mis amigos hacían por los regalos, porque alguien me dijo que vendríais, y ese era mi regalo. Me acuerdo de verte en Cádiz, del delantal que cuelga en el gancho detrás de la puerta de la despensa, de la historia del abuelo y el aguilucho de detrás de la lavadora. Te traigo a mi mente, y con ella mi niñez.

    Hazme un café de puchero, abuelita.


Autor: mara     Publicado el 15-08-2013 Ver Comentarios( 1 )



Como fuego en mis venas

     Estos días han sido tan extraños... la vida da vueltas que nadie puede entender, y entonces me planteo que tú, sólo tú, has estado tantas veces a mi lado... que tu mano nunca me falla, que tu voz es la voz que me vela en los días más grises.

    Como el fuego en mis venas, siento el latir de tu corazón en el mío, desde que aquel día, en el Toscano, en una Salamanca que ya nunca será la misma, tu sonrisa me llegó hasta el alma, para no separarse jamás.

     Estos días, tras la partida de G. , pienso en los años que hemos vivido, en los cuadros que te guardo en mi casa, en las risas y las lágrimas, en cada café, en cada tarde. Estos días doy gracias al cielo, porque no seas tú quien se marcha de mi vida, porque no podría soportarlo. Que amigos tengo muchos, muy queridos, pero tú... todo el mundo sabe que tú eres alguien muy especial para mí.

     Como el fuego en mis venas, eres la risa libre que llena los rincones de la casa. Nada hay más real que tú, que me pones los pies en el suelo cuando vuelo más de lo que debo, que me empujas al aire cuando piso más de lo que se puede.

     Estos días, solo puedo pensar que aquel día me cambió la vida para siempre, y para bien. Que gané la amistad de una persona a la que jamás tendré tiempo de agradecer en esta vida todo lo que es y todo lo que hace. Es extraño, ¿sabes? Que podamos vernos un día después de casi cien y no haya pasado más que un rato, mientras el mundo cambia y gira.

     Como el fuego en mis venas, sé leer las emociones que te recorren como las lees tú en mí.

     Que te quiero, Nacho.

     Solo quería decirte eso.

     Que te quiero.


Autor: mara     Publicado el 07-06-2013 Ver Comentarios( 0 )


Inventario de Emociones:
2017
Abril (1)
2016
Octubre (1)
Septiembre (1)
Agosto (1)
Julio (1)
Junio (2)
Mayo (3)
Abril (2)
Marzo (2)
Febrero (3)
Enero (2)
2015
Noviembre (3)
Octubre (3)
Agosto (2)
Julio (1)
Junio (1)
Abril (2)
Marzo (1)
2014
Agosto (1)
Abril (1)
Marzo (2)
2013
Agosto (1)
Junio (1)
Mayo (1)
Febrero (1)
2012
Octubre (1)
Septiembre (1)
Julio (1)
Junio (3)
Febrero (1)
Enero (1)
2011
Diciembre (2)
Noviembre (2)
Octubre (2)
Septiembre (2)
Agosto (1)
Julio (3)
Junio (1)
Mayo (6)
Abril (2)
Marzo (2)
Febrero (5)
Enero (3)
2010
Diciembre (1)
Noviembre (2)
Octubre (4)
Septiembre (8)
Agosto (4)
Julio (6)
Junio (4)
Mayo (3)
Abril (4)
Marzo (7)
Febrero (4)
Enero (6)
2009
Diciembre (5)
Noviembre (7)
Octubre (8)
Septiembre (8)
Agosto (7)
Julio (5)
Junio (8)
Mayo (6)
Abril (6)
Marzo (5)
Febrero (5)
Enero (8)
2008
Diciembre (6)
Noviembre (10)
Octubre (14)
Septiembre (15)
Agosto (8)
Julio (8)
Junio (14)
Mayo (14)
Abril (6)

littel Mara

Ultimos comentarios:
Anonimo en Podría: ???????? ...
20-04-2017 12:06:48
Anonimo en Esto también pasará: Hola Mara, no te conozco y creo que tú a mi tampoco. Soy Scouter en el hispalis y buscando imagenes ...
22-11-2016 21:07:20
Leticia García en ¿Qué saben las tripas de puños cerrados?: PERDON Mara, soy la persona que escribió un comentario el 24 de Octubre. Me ENCANTO lo que escri ...
31-10-2016 22:59:13
Anonimo en Esta noche: ¡¡¡INCREIBLE!!! Como puede un DOLOR estar en la misma frecuencia de otro DOLOR. Como pueden u ...
24-10-2016 20:43:11
mara en Aires de Otoño: el silencio es una respuesta también, ya entendí. ...
26-09-2016 00:43:35
Anonimo en Aires de Otoño: igual no entendió la pregunta ...
24-09-2016 22:47:53
AdR en Aires de Otoño: ¿Dónde están tus pensamientos que vuelan más allá? ...
23-09-2016 00:20:31